El tenedor rosa

Córdoba, Viajes

La cumbre


Antes de llegar a Ascochinga estuvimos tres días en La Cumbre, un pueblo en lo más alto del valle de Punilla, con una marcada influencia británica, que se inició hace más de 100 años con la llegada de los ingleses para la construcción del ferrocarril.
Para nosotros, que veníamos de Buenos Aires, tan sólo unirnos al ritmo tranquilo de las calles tomando bocanadas del aire fresco de las sierras, ya era un buen paseo en sí. Las casas son de otro tiempo, muchas tienen algunas paredes de piedra. En los jardines crecen las dalias, despreocupadas, sin darse cuenta la admiración que provoca su tumulto de pétalos en los porteños que llegamos de visita.

Pero el lugar ofrece mucho más. El mirador de Cuchi Corral es un punto perfecto para saltar en parapente, o simplemente para sentarse un rato a disfrutar de la vista. Si hace calor, está el río Pintos para darse un baño en las piletas que se forman entre las piedras. Para comprar, el camino de los artesanos. Cabalgatas, golf, trekking, o mountain bike, son algunos de los deportes que se pueden practicar.
Los Cocos, Cruz Grande, Cruz Chica -en donde se encuentra “El paraíso”, la casa donde el escritor Manuel Mujica Lainez pasó sus últimos años-, todo queda cerca y merece una recorrida.

Las opciones de alojamiento son muy variadas, las hay de todo precio. Una de ellas es Angelus (las tres fotos justos arriba), un hotel boutique con seis habitaciones, atendido por su dueña, Josefina Menéndez Behety, quien compró esta antigua casa construida inicialmente por un irlandés, que posteriormente pasó a manos de otro propietario que le dio a su interior el estilo tudor, con boiserie, que contrasta con la austeridad de la fachada.
Menéndez Behety, decoradora devenida hotelera, no sólo la recuperó y la puso en valor, sino que además le aportó la calidez de la que goza actualmente. Ubicado a dos cuadras del centro, cuenta con un enorme parque y un comedor con vista a las sierras.
Otra casa emblemática del lugar que fue transformada en hotel en 2006 es El castillo de Mandl (foto abajo), construido primero por el médico rosarino Bartolomé Vasallo, y luego remodelada por el austriaco Fritz Mandl. Tiene una vista insuperable. Los Cedros es otra de làs muchas alternativas.
La gastronomía no se queda atrás. Kasbah propone comida fusión, El pájaro goloso tiene una carta con varios platos franceses intercalados con preparaciones orientales. Para comer pizzas y empanadas caseras con una vista insuperable, A la pampa, y La casona del Toboso para probar la gastronomía de la zona.
Salir a tomar el té es otro de los programas clásicos. Café Escondido se ha ganado su buena fama con sus budines, cuadrados y tortas. También están La gran aldea y el Golf Club, con su club house de estilo inglés que data de 1924.

Elogio de la Cocina, de la escritora cordobesa Cristina Bajo, es el otro libro que llevé como compañía. Aunque lo había comprado hace tiempo, sólo había leído algunos capítulos. Fue en este viaje donde me pude conectar realmente con el texto. Una de las noches que pasé en Córdoba volví a empezarlo desde el principio. A media que avanzaba en la lectura me encontraba con todos los sabores y paisajes a los que me había acercado en los últimos días: las moras que crecen por doquier, los hongos de pino con ese color amarillo verdoso que tienen cuando están frescos, los salames de la Colonia, y los platos típicos, como el escabeche de vizcacha, que finalmente no llegué a probar.
Bajo vive actualmente en al ciudad de Córdoba, pero en el libro rememora su infancia en las sierras de Cabana, un paraje del valle de Unquillo. Las recetas y los relatos del texto están acompañados por delicadas ilustraciones.

  • Marcela

    22 de abril de 2010 , 5:53 am

    Hermosas fotos. La Cumbre, y en especial Cruz Chica, son los lugares que más amo de Cordoba. Soy cordobesa, de capital, y pasé muchos veranos en otro Valle, cerca de Alta Gracia, pero mi corazón es cumbrero. Ahora que ya no vivo en el país hace mucho, no dejo de visitar cada vez que voy. Gracias por las fotos hermosas y las recomendaciones, las dejo agendadas, libro de Cristina Bajo incluído, para la próxima visita!

  • Mónica

    22 de abril de 2010 , 10:41 am

    Qué bellos paisajes! Es una zona fantástica.

  • Anónimo

    22 de abril de 2010 , 4:20 pm

    Acabo de eleigir el lugar de mis proximas vacaiones !
    muchas gracias

  • j.

    22 de abril de 2010 , 5:47 pm

    Yo tuve a la Cumbre de lugar recurrente de vacaciones hace unos años, y me alegra ver que sigue estando tan hermoso. Y la comida tan rica en Kabash.

  • RosaMaría

    13 de agosto de 2012 , 1:48 am

    Qué fotos hermosas y qué buen post. Saludos y buena semana.

Deja un comentario

Por favor realice la siguiente verificación para evitar spam. *

SIGUE A @mechimonti en instagram