El tenedor rosa

Córdoba, Pequeñas historias, Viajes

Ascochinga


Fotos: Mercedes Monti
Estuve ausente esta semana porque el sábado pasado partí por la ruta 9 hacia Córdoba. Después de cerca de ocho horas de viaje, casi en su totalidad por autopista, llegamos a nuestro destino, el Valle de Punilla.
Uno de los lugares que visitamos fue Ascochinga, situado a 57 kilómetros de la ciudad de Córdoba.
En la valija llevé el libro Soy Roca, de Félix Luna, ya que una de las vistas obligadas es la Estancia La Paz, que perteneció justamente a Julio Argentino Roca. Su mujer, Clara Funes, heredó el campo que llegó a su familia a través de su madre Eloisa Díaz. Pero fue su padre, Tomás Funes, quien mandó a construir el casco en 1830 y le cambió su nombre original por el de La Paz, en honor al Pacto de San José Flores.
Posteriormente, Roca le incorporó un estilo neoclásico- italiano, le sumó varios edificios y construyó la pileta olímpica.

Hoy es un hotel con 20 habitaciones. El alojamiento con desayuno cuesta $285 por persona, en todas las habitaciones menos la suite (la de la foto), que sale $70 más. Quienes quieran quedarse en el hotel averigüen bien las comodidades de cada cuarto, porque todos son diferentes- algunos tienen baño antiguo, otros vista a la laguna- y elijan el que se acomode más a sus preferencias. Ofrecen varias actividades y en lo que era el antiguo lavadero funciona un Spa.
De cualquier manera, no es necesario ser huésped del hotel para conocer la estancia o para ir al restaurant (llamar antes porque si el hotel está completo se llenan todas las mesas).

Pero lo que más me gustó a mí fue el parque diseñado por el paisajista francés Charles Thays. Frente al casco se extiende una laguna artificial de ocho hectáreas. Junto a ella pasa un camino de tierra bordeado a uno de sus lados por una hilera tipas, cuyas copas no se resignaron a estar separadas del agua por este camino. Por eso, a través de los años, se tomaron el trabajo de crecer dando un giro en el aire para sortear este obstáculo, hasta lograr que sus ramas más extremas toquen la laguna. De más está decir que caminar a través de este túnel natural es un paseo de cuento.
Esta es también la zona de las estancias jesuíticas. La más importante es la Estancia Santa Catalina, que data de 1622, y fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad. Está separada de Ascochinga por 16 kilómetros adornados con árboles y flores silvestres que se trepan por los alambrados.

También es corta la distancia a Colonia Caroya, a donde en 1878 llegaron los inmigrantes italianos friulanos y fundaron el pueblo. Su calle principal, la Avenida San Martín, tiene nueve kilómetros cubiertos por plátanos tan longevos y tan altos que parece rascacielos. Allí, con la receta original traída del norte de Italia, se produce un salame que tiene fama nacional. Me recomendaron ir a comer al resturant Macadam, pero lamentablemente justo estaba cerrado por vacaciones. Me quedó pendiente para la próxima vez.
La semana que viene les voy a contar un poco de La Cumbre.

  • Anónimo

    16 de abril de 2010 , 4:15 pm

    Mercedes espero tus comentarios de la cumbre que estare en mayo, gracias!
    carla

  • Rosana Colagiacomi

    16 de abril de 2010 , 5:40 pm

    Mercedes,qué lindo viaje! Yo viví por trabajo, un año en Carlos Paz y recorrí bastante Córdoba pero a Ascochinga no llegué. Es una hermosa provincia. Muy lindo post. Saludos, Rosana

  • susy

    16 de abril de 2010 , 7:18 pm

    Hermoso lugar,gracias por los comentarios y fotos,estoy esperando el próximo.

  • Marcela

    16 de abril de 2010 , 8:23 pm

    Qué hermosas fotos tomaste!

    El camino de las estancias jesuíticas es im-per-di-ble!
    saludos,
    Marce

  • Cris

    16 de abril de 2010 , 8:56 pm

    Siempre interesante y hermoso tu blog. Gracias por compartir tanta riqueza.
    PD Hice las ciruelas asadas, ¡riquísimas!

  • Mónica

    16 de abril de 2010 , 10:29 pm

    Maravillosas fotografías. Gracias por transportarme a lejanos lugares.

  • Anónimo

    16 de abril de 2010 , 11:28 pm

    http://twitter.com/justlola/status/12310290102

  • Decortherapia

    17 de abril de 2010 , 1:12 am

    Qué bueno Mechi! Adoro Ascochinga, es mi destino de vacaciones hace varios años (auque este año no fui). Qué fotos maravillosas! qué lo pases bomba Mechi!!! Divina la foto del Gordo con Isabel!

  • Neus

    17 de abril de 2010 , 9:32 am

    Un buen reportaje, lástima que hoy tengo problemas para ver bien las fotos.
    Regresaré para ver si se han solucionado.
    Me encanta tu blog
    Un saludo
    Neus

  • Eugenia210

    17 de abril de 2010 , 12:36 pm

    Qué lindo paseo!!! Yo he recorrido mucho Córdoba porque muchos años tuvimos casa en Calamuchita. Me hiciste recordar a esos días nublados en que mi papá decia….."Armen el bolsito que salimos de paseo!!"….me encantaba ir a Colonia Caroya…..¡¡Gracias!!..me tragiste a la mente recuerdos hermosos!!!

  • Ivana · My Little Things

    21 de abril de 2010 , 1:21 pm

    que maravilla y que blog tan bonito!
    besitos

  • Marina

    15 de agosto de 2010 , 12:11 am

    La verdad, es que todo lo que veo y leo es tan agradable a mis sentidos. Gracias Mercedes por compartir la manera en que das a conocer tu mundo. Un saludo!!!!!!
    Marina.

  • Jorgelina

    13 de julio de 2011 , 1:54 pm

    Adoro ir a Cordoba y recorrer estos lugares con tanta historia .
    Muy linda entrada.
    Cariños.

Deja un comentario

Por favor realice la siguiente verificación para evitar spam. *

SIGUE A @mechimonti en instagram